Semana 3: El Lugar Propio de la Criatura.

Esperando en Dios

Devocionales Semanales IASA

Serie: Esperando en Dios (Andrew Murray)

Fecha: Lunes 03/08 a Domingo 09/08 del 2015

Semana 3: “El Lugar Propio de la Criatura”.

Oración:

Antes de comenzar a leer, te invitamos a orar al Señor para que por medio de su Espíritu Santo te pueda ayudar no solo a entender su palabra sino que llevarla a  la práctica diariamente.

Pasajes Bíblicos:

A.T           – Todos ellos esperan en ti, Para que les des su comida a su tiempo. Se la das, y la atrapan; Abres su mano, y se sacian de bien. (Salmo 104:27-28.)

N.T:        – Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? (Mateo 6:26)

– Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.  (Filipenses 4:19)

 

Cita:

“No tengo nada que arrebatarle al diablo, porque mi vida, mi salud y mis circunstancias no están en sus manos, sino en las de Dios”. Pastor Miguel Núñez

 

Contenido:

Este Salmo, de alabanza al Creador, ha estado hablando de los pájaros y los animales del bosque; de los leoncillos, y del hombre que va a su trabajo; del gran mar, en el cual se deslizan bestias inmensas y pequeñas en grandes números. Y resume toda la relación de la criatura con su Creador, y su continua y universal dependencia de Él en una palabra: « ¡Todos ellos esperan en ti!» De la misma manera que es la obra de Dios el crearlos, es la obra de Dios el mantenerlos. De la misma manera que la criatura no puede crearse a sí misma, tampoco El la deja para que se provea de lo necesario. Toda la creación está gobernada por una ley inalterable: ¡el esperar en Dios! Esta palabra es la simple expresión de aquello por lo que la criatura recibió su existencia, la verdadera base de su constitución. El objeto por el cual Dios dio vida a las criaturas fue para que en ellas pudiera mostrar su sabiduría, poder y amor, siendo en todo momento su vida y su felicidad, y derramando sobre ellas, según la capacidad de cada uno, las riquezas de su bondad y su poder. Y de la misma manera que éste es el verdadero lugar y naturaleza de Dios, el ser la fuente de donde procede toda provisión para la criatura, de modo constante, el lugar que le corresponde a la criatura es a su vez: el esperar en Dios, y recibir de Él lo que sólo Él puede dar, aquello que Él se deleita en dar.   

 

Si en este librito hemos de captar lo que el esperar en Dios ha de ser para cada creyente, practicarlo y experimentarlo en su bienaventuranza, es de gran importancia que empecemos por el principio, y veamos lo razonable de esta llamada suya. Comprenderemos que este deber no es una orden arbitraria. Veremos que no sólo es necesario por nuestro pecado y nuestra invalidez. Es simple y verdaderamente el restaurarnos a nuestro destino original y nuestra más alta nobleza, a nuestro verdadero lugar y gloria como criaturas dependientes de un Dios glorioso y todopoderoso.  Si nuestros ojos se abren a esta preciosa verdad, toda la Naturaleza pasará a ser un predicador, que nos recordará la relación que, fundada en la creación, ahora se realiza en la gracia. Al leer este salmo, y aprender a mirar en toda la vida de la Naturaleza como mantenida continuamente por Dios mismo, el esperar en Dios pasa a ser visto como una verdadera necesidad de nuestro ser. Al pensar en los leoncillos y los cuervos clamando a Dios, en los pájaros y los peces y los insectos esperando en El, para que Él les dé su alimento según sazón, veremos que es la verdadera naturaleza y gloria de Dios el que sea un Dios en el cual hay que esperar. Cada idea de lo que es la Naturaleza, y de lo que  es Dios, nos da nueva fuerza para exclamar: «En ti, oh Dios, sólo he esperado.». «Todos ellos esperan en ti, para que les des…» Es Dios que nos lo da todo: que esta fe entre pro-fundamente en nuestros corazones. Antes ya de que comprendamos todo lo que va implicado en nuestro esperar en Dios, y antes de que hayamos podido cultivar el hábito, dejemos que esta verdad entre en nuestras almas. El esperar en Dios, la dependencia incesante y total en El, es, en el cielo y en la tierra, la única verdadera religión, la única inalterable y contenida expresión de la verdadera relación con Aquel, siempre bendito, en el cual vivimos. Decididamente en este momento que será la característica esencial de nuestra vida y nuestra adoración el esperar en Dios de modo continuo, humilde, confiado. Podemos estar seguros que El que nos hizo para Sí, para que podamos entregarnos a Él y El serlo todo en nosotros; no nos va a desazonar. Al esperar en El encontramos descanso, gozo y fuerza y la provisión de todas nuestras necesidades.  ¡Mi alma ha esperado sólo en ti, oh Dios!

 

Aplicación:

El mundo de hoy, hemos visto los hombres y  mujeres con mayores grados de depresión, de enfermedades psiquiátricas y afecciones físicas y espirituales, ya que creen que el sustento absoluto viene de sus propias fuerzas y trabajo, llegando al punto de la desesperación y el colapso olvidando que somos seres limitados e imperfectos. Trabajar honestamente es lo correcto, pero voy más allá de ello, preguntémonos ¿Quién le da la vida al ser humano para que este pueda ejercer sus labores y sus tareas?, ¿Quién es el que sustenta la existencia y coexistencia del universo, para que nazcas y te muevas todos los días de tu vida?,  ¿tenemos todo seguro en esta vida al  confiar totalmente en el trabajo, y en nuestras fuerzas limitadas como si fuese nuestro dios sustentador? Recordemos que en ocasiones pensamos así, por lo cual  quiero plantearte lo siguiente y que seas honesto, ¿En quién o que estas poniendo tu confianza absoluta para el sustento y saciedad de tus necesidades físicas y espirituales, y las de tu familia?, y ¿Cuan dispuesto estás a arrepentirte ante Dios y esperar fielmente en Él, que sea el sustentador y abrigo de tu propio ser y los de tu familia?

 

Recomendación Final: Una vez que hayas leído éste devocional te animamos a poder meditar, memorizar y aplicar los pasajes contenidos en éste.

 

Preguntas.

 1. Basado en Salmos 104:27-28

  • Lunes 03/08: ¿Qué debo esperar?, ¿Qué implica esperar en Dios en lo que respecta tu sustento diario?, ¿Estoy realmente esperando en Dios, en lo que respecta mi sustento y saciedad de mis necesidades propias y de mi familia?
  • Martes 04/08: ¿En quién debo esperar mi comida y mi saciedad?, ¿Qué implicancias trae el sustento diario y saciedad correcta para mi vida?, ¿Estoy siguiendo el ejemplo de toda la creación esperando mi saciedad por parte de Dios?, ¿Qué actitud estoy teniendo ante el hecho que Solo en Dios debo esperar mi comida y saciedad propia y de mi familia?

 

2. Basado en Mateo 6:26

  • Miércoles 05/08: ¿Quién me alimenta a mí y a las aves del cielo?, ¿Por qué tengo para Dios un mayor valor sobre las aves del cielo?, ¿Qué implicancias trae tener una mayor valoración por parte de Dios que las aves del cielo y cualquier otro ser creado?, ¿Cómo estoy gestionando, administrando y cuidando la creación de Dios que esta alrededor mío al sacar sustento de ella física y espiritualmente?
  • Jueves 06/08: ¿Qué no hacen las aves del cielo?, ¿Qué implicancias trae acumular riquezas de una manera obsesionada, inmoral y amarlas más que al propio Dios espiritual y físicamente?, ¿Estoy confiando y teniendo una actitud correcta ante Dios y mi prójimo, al saber que Él saciará mis necesidades físicas y espirituales, dándome lo que justamente merezco para mi vida pasando por pruebas y tribulaciones muchas veces?

 

3. Basado en Hechos 4:12.

  • Viernes 07/08: ¿Cuántas necesidades proveerá Dios?, ¿Qué implicancias trae que Dios proveerá todas nuestras necesidades?, ¿Cómo ves reflejada en tu vida diaria la mano de Dios saciando tus necesidades?, ¿Cuál es tu actitud frente al hecho de que Dios sacia tus necesidades e inclusive mayores a ellas?
  • Sábado 08/08: ¿Conforme a que saciará todas mis necesidades Dios?, ¿A qué crees que se refiere el texto con “riquezas de su gloria”?, ¿Qué implicancias trae someterse a la voluntad divina ante mis necesidades y peticiones propias y familiares?, ¿Cuál es mi actitud ante Dios, al esperar en su voluntad y gloria, que sacie mis necesidades y las de mi familia?, ¿Estoy confiando en la voluntad de Dios ante mis necesidades físicas y espirituales?
  • Domingo 09/08: ¿En riquezas de gloria en quien Dios sustentará todas mis necesidades?, ¿Qué implicancias trae que Cristo sea nuestro sustentador física y espiritualmente?, ¿Identificas tus necesidades espirituales en forma clara y concreta?, ¿Estas considerando en tu vida las peticiones no solo de las necesidades físicas sino también las espirituales, de tu persona, tu prójimo y tu familia?

Logo IASA Largo

anglicana

“Compartir que Jesús es nuestro único Tesoro”

 

Ministerio de Comunicaciones IASA

 Pastor: Esteban Álvarez P. ealvarez@iach.cl

 Editor General: Carlos Castillo S. iasa.contactanos@gmail.com

HAZ CLICK EN EL TEXTO EN AZUL PARA DESCARGAR EL TRÍPTICO DEVOCIONAL EN PDF: Devocional EED – 3era semana (El Lugar propio de la Criatura)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s