Semana 7: La Santidad de Dios

los-atributos-de-dios-a-w-pink

Devocionales Semanales IASA

Serie: Los Atributos de Dios (A. W. Pink)

Fecha: Lunes 11/05 a Domingo 17/05 del 2015

Semana 7: La Santidad de Dios.

 

 

Oración:

Antes de Comenzar te queremos invitar a leer el pasaje y luego orar al Señor para que te de la sabiduría para entenderlo y ponerlo en práctica.

 

Pasaje Bíblico:

“¿Quién no te temerá, oh Señor, y engrandecerá tu nombre? Porque tú sólo eres santo” (Apocalipsis 15:4)

 

Meditación:

“El concepto, la idea central que yo seguía encontrando en la Escritura, era que Dios es santo. Esa palabra me era extraña. No estaba seguro de su significado. Yo hice de esta idea un asunto de diligente y persistente investigación. Aún hoy estoy absorto con el tema de la santidad de Dios. Estoy convencido de que una de las ideas más importantes con las cuales un cristiano debe lidiar. Es básica para nuestro entendimiento de Dios y del cristianismo” R. C. Sproul

 

Para Pensar

Te has dado cuenta que en general los humanos somos seres imperfectos y totalmente desviados de la voluntad de Dios, con una moral relativa y totalmente opuesta a la santidad, y que es imposible alcanzar ese estándar que sólo Dios tiene. Ahora, ¿Me creerías si te afirmara que solo el Dios trino es el único ser Santo en todo el universo?. Por lo que te animamos a pensar en ¿Qué implicancias tiene para tu vida el saber que Dios es Santo y aún así ha decidido relacionarse contigo por medio de Cristo?

 

Atributo:

La santidad es la misma excelencia de la naturaleza divina: el gran Dios es “magnífico en santidad” (Ex. 15:11). Por eso leemos: “muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio” (Hab. 1:13). De la misma manera que el poder de Dios es lo opuesto a debilidad natural de la criatura, y su sabiduría contrasta completamente con el menor defecto de entendimiento, su santidad es la antítesis de todo defecto o imperfección moral. A esta perfección divina se le da un énfasis especial. Se llama santo a Dios más veces que todopoderoso, y se presenta esta parte de su dignidad más que ninguna otra. Esta cualidad va como calificativo junto a su nombre más que ninguna otra. Este es su mayor título de honor; en ésta resalta toda la majestad y respetabilidad de su nombre. Esta perfección, es celebrada ante el trono del cielo por los serafines que claman: “Santo, Santo, Santo, Jehová de los ejércitos” (Isa. 6:3).

 

La santidad de Dios se manifiesta en sus obras. Nada que no sea excelente puede proceder de Él. En el principio declaró todo lo que había hecho “bueno en gran manera” (Gen. 1:31), lo cual no hubiera podido hacer si hubiera habido algo imperfecto o impuro. Al hombre lo hizo “recto” (Ecl. 7:29), a imagen y semejanza de su creador. Los ángeles que cayeron fueron creados santos, ya que, según leemos, “dejaron su habitación” (Judas. 6). De Satanás está escrito: “perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad” (Eze. 28:15). La santidad de Dios se manifiesta en su ley. Esa ley prohíbe el pecado en todas sus variantes: en las formas más refinadas así como en las más groseras, la intención de la mente como la de contaminación del cuerpo, el deseo secreto como el acto abierto. Por ello leemos: “la ley a la verdad es santa y el mandamiento santo y justo, y bueno” (Rom. 7:12). Sí, “el precepto de Jehová es puro que alumbra a los ojos. El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos” (Sal. 19:8,9). La santidad de Dios se manifiesta en la cruz. La expiación expone de manera admirable y solemne, la santidad infinita de Dios y su odio al pecado. ¡Cuán detestable había de serle este cuando lo castigó hasta el límite de su culpabilidad al imputarlo a su hijo!, los juicios que han sido y que serán vertidos sobre el mundo impío, la llama ardiente de la conciencia pecadora, la sentencia irrevocable dictada contra los demonios rebeldes, y los gemidos de las criaturas condenadas, nos demuestran tan palpablemente el odio de Dios hacia el pecado como la ira del Padre desatada sobre el Hijo.

 

La santidad divina jamás apareció más atractiva y hermosa que cuando la faz del salvador estaba más desfigurada por los gemidos de la muerte. Dios odia todo pecado porque El es santo. El ama todo lo que es conforme a sus leyes y aborrece todo lo que es contrario a las mismas. Su palabra lo expresa claramente: “el perverso es abominado de Jehová” (Prov. 3:32). Y otra vez: “abominación son a Jehová los pensamientos del malo” (Prov. 15:26). De ello se desprende que él, necesariamente ha de castigar el pecado, que no puede escapar a su castigo porque lo aborrece. Dios ha perdonado a menudo a los pecadores, pero jamás perdona el pecado; el pecador sólo puede ser perdonado a causa de que otro ha llevado su castigo (Cristo), porque “sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (He. 9:22). Por eso se nos dice que “Jehová se venga de sus adversarios, y guarda enojo para sus enemigos” (Nah. 1:2). Porque Dios es santo, debemos acercarnos a él con la máxima reverencia “Dios terrible en la grande congregación de los santos y formidable sobre todos cuantos están alrededor suyo” (Sal. 89:7), “Ensalzad a Jehová nuestro Dios, e inclinaos al estrado de sus pies: él es santo” (Sal. 99:5). Sí, “Al estrado”, en la postura más humilde, postrados ante él. Cuando Moisés se acercaba a la zarza ardiendo, Dios le dijo: “quita tus zapatos de tus pies” (Exo. 3:5). Hay que servirle “con temor” (Sal. 2:11). Al pueblo de Israel dijo: “En mis allegados me santificaré, y en presencia de todo el pueblo seré glorificado” (Lev. 10:3). Cuando más temerosos nos sintamos ante su santidad, más aceptables seremos al acercarnos a él. Deberíamos desear ser hechos conformes a él. Su mandamiento es: “Sed santos, porque yo soy santo” (1 Ped. 1:16). No se nos manda ser omnipotentes u omniscientes como Dios, sino santos, y eso “en toda conversación” (1 Ped. 1:15). Este es el mejor medio para agradarle. No glorificamos a Dios tanto con nuestra admiración ni con expresiones elocuentes o servicios ostentoso, sino con nuestra aspiración a vivir para El viviendo como El”.

 

Reflexión Semanal

 

Lunes 11/05 – Apocalipsis 15:4

¿Qué implicancias se extraen de que en Dios sea absolutamente Santo?, ¿Qué implicancias se extraen de temer a Dios con respecto a su santidad?, ¿Qué actitud debemos tener frente al hecho que Dios es temible y santo?

 

Martes 12/05 – Habacuc 1:13

¿Usted cómo se ve ante la santidad de Dios en sus aspectos morales y éticos?, ¿Cómo ve reflejado en su vida la disposición a ser santo?, ¿Cuál es su actitud al saber que Dios es Santo y limpio de ojos para ver el mal frente a la maldad que existe en nosotros?

 

Miércoles 13/05 – Isaías 6.3

¿A qué se refiere el texto con afirmar tres veces Santo? Medite. ¿Considera usted que la Santidad de Dios es real y viva en su vida?, ¿Qué implicancias trae para la humanidad saber que Dios es Santo, moral y éticamente perfecto?

 

Jueves 14/05 – Romanos 7:12

 ¿Cómo ve reflejado la Santidad de Dios al estudiar las escrituras?, ¿Considera usted relevante la palabra de Dios en su relación con Cristo? reflexione. ¿Cómo describiría la palabra de Dios ante el hecho que es santa, justa y buena?.

 

Viernes 15/05 – Salmos 19: 8-9

¿Te consideras santo y moralmente correcto?, Viéndote reflejado ante la santidad de Dios ¿te podrías llamar ética y moralmente correcto?, ¿Cómo entiendes los juicios y el temor de Dios para y en tu vida diaria, con respecto a nuestros constantes pecados y nuestra moral relativa y no estable?.

 

Sábado 16/05 – Salmos 99:5

¿Ves en tu vida diaria una constante devoción y con aspiraciones de lo moral y éticamente correcto de tu persona hacia Dios?, ¿Qué implicancias tiene el pecado en nuestra vida?, ¿Qué implicancias tiene la santidad en nuestra vida?, ¿Estamos constantemente bajo análisis para ver si realmente estamos adorando al Señor en verdadera santidad en nuestra vida diaria?

 

Domingo 17/05 – 1 Pedro 1.16

¿Cómo vez el mundo actual con respecto al pasaje analizado?, ¿Dónde se encuentra tu corazón y tus pensamientos con respecto a la santidad que deberíamos tener?, ¿Qué implicancias tiene el hecho de que Dios sea Santo pero también tenga gracia con nosotros?, ¿Cuál es tu actitud ante este hecho?

 

NOTA FINAL: Cada semana antes de ver los pasajes y responder las preguntas te invitamos a orar humildemente para que el Señor sea ayudándote tanto  entender como aplicar su palabra. 

 

Logo IASA Largo

Ministerio de Comunicaciones IASA

Pastor: Esteban Álvarez P. (ealvarez@iach.cl)

Editor General: Carlos Castillo S. (iasa.contactanos@gmail.com)

 

Haz click en el texto en azul para descargar el tríptico devocional en pdf:Devocional Semanal IASA (7ma Semana – Mayo 2015)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s