Semana 11: La Paciencia de Dios

los-atributos-de-dios-a-w-pink

Devocionales Semanales IASA

Serie: Los Atributos de Dios (A. W. Pink)

Fecha: Lunes 08/06 a Domingo 14/06 del 2015

Semana 11: La Paciencia de Dios.

 

 

Oración:

Antes de Comenzar te queremos invitar a leer el pasaje y luego orar al Señor para que te de la sabiduría para entenderlo y ponerlo en práctica.

 

Pasaje Bíblico

“Clemente y misericordioso es Jehová, lento para la ira” (Salmos 145:8)

 

Meditación:

“Todo pecado ha de atribuirse a la impaciencia, porque todo mal es impaciencia contra el bien”. Tertuliano

 

Para Pensar:

¿Te has dado cuenta que nosotros como seres humanos tenemos límites ante situaciones extremas, provocando el quiebre de nuestra paciencia y serenidad?, es decir que, realmente somos pocos pacientes y queremos que todo sea hecho según nuestra forma supuestamente “perfecta y correcta”. Ahora, ¿Sabes que solo Dios, en su bendita trinidad, es el único ser absolutamente paciente, que ha sido capaz de soportar nuestras transgresiones e imperfecciones? De lo anterior te anímanos a meditar en lo siguiente: ¿Qué implicancias tiene para tu vida el saber que Dios es absolutamente paciente con nosotros, como sus hijos, sabiendo que siempre le fallamos, pecamos y no somos buenos, somos impacientes y muchas veces no queremos someternos a su voluntad en nuestro caminar diario?

 

Atributo:

La paciencia de Dios es, una manifestación de su misericordia, es algo que no puede negarse; pero lo que no podemos aceptar es que sean una misma excelencia, y que no pueda separarse la una de la otra. Puede que el distinguir entre ellas no sea fácil; no obstante, la Escritura nos autoriza plenamente a atribuir a la una lo que no podemos atribuir a la otra. El puritano Stephen Charnock la define de ésta manera: “Es una parte de la bondad y misericordia de Dios, y, sin embargo, difiere de ambas. Dios, siendo la bondad más grande, tiene la mayor benignidad; la benignidad es siempre la compañera de la verdadera bondad, y cuanto mayor la bondad, mayor la benignidad”. ¿Quién tan santo como Cristo? ¿Y quién tan manso? La lentitud de Dios para la ira es una consecuencia de su misericordia: “Clemente y misericordioso es Jehová, lento para la ira” (Sal. 145:8).

 

Definamos la paciencia divina como el poder de control que Dios ejerce sobre sí mismo haciéndole ser indulgente con el impío y que detiene por tanto tiempo el castigarle. La paciencia de Dios es la excelencia que le hace soportar graves ofensas sin vengarlas inmediatamente. Él tiene el poder de la paciencia así como también el de la justicia. De ahí que la palabra hebrea usada para describir la longanimidad divina, sea traducida como “tardo para la ira” en Neh. 9:17, Sal. 103:8. No es que haya pasiones en la naturaleza divina, sino que Dios, en su sabiduría y voluntad, se complace en actuar con la nobleza y sobriedad propias de su majestad. Hagamos notar, en apoyo de la anterior definición, que fue a esta excelencia del carácter divino que Moisés apeló cuando Israel pecó gravemente en Cades Barnea, provocando la ira vehemente de Dios. El Señor dijo a su siervo: “Yo le heriré de mortandad, y lo destruiré”. Fue entonces que Moisés apeló, diciendo: “Te ruego que sea magnificada la fortaleza del Señor, como lo hablaste, diciendo: Jehová, tardo de ira”, (Núm. 14:17,18). Así pues, su “longanimidad” es su “poder” de auto sujeción. Además, en Rom. 9:22, leemos: “¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su potencia, soportó con mucha mansedumbre (paciencia) los vasos de ira preparados para muerte?” Si Dios rompiera inmediatamente esos vasos reprobados, su poder de dominio propio no sería tan notable; al sobrellevar su impiedad por tanto tiempo sin castigarla, queda demostrado gloriosamente el poder de su paciencia.

 

Es verdad que el impío interpreta su longanimidad de manera muy diferente “Porque no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos lleno para hacer mal” (Ecl. 8:11) -pero, con todo, el ojo del ungido adora lo que ellos agravian. “El Dios de la paciencia” (Rom. 15:5) es uno de los títulos divinos. La Deidad es así denominada porque, en primer lugar, Dios es el autor y el objeto de la gracia de la paciencia en la criatura. En segundo lugar, porque esto es lo que Él es en sí mismo: la paciencia es una de sus perfecciones. En tercer lugar, como modelo para nosotros: “Vestíos pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia” (Col. 3:12). “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados” (Efe. 5:1). Cuando seamos tentados a sentirnos disgustados por la torpeza de alguien o a vengarnos del que nos ha ofendido, recordemos la paciencia y longanimidad de Dios para con nosotros. La paciencia de Dios se manifiesta en su trato con los pecadores. Cuán sorprendentemente se puso de manifiesto para con los hombres antediluvianos. Cuando la humanidad estaba totalmente degenerada, y toda carne había corrompido sus caminos, Dios no la destruyó sin antes advertirlo. Dios “esperó” (1Ped. 3:20), probablemente, no menos de ciento veinte años (Gén. 6:3), durante los cuales Noé fue “pregonero de justicia” (2Ped. 2:5). Del mismo modo, más tarde, cuando los gentiles no sólo adoraban más a la criatura que al Creador, sino que cometían las abominaciones más viles, contrarias incluso a los dictados de la naturaleza (Rom. 1:1926), llenando así la medida de su iniquidad, Dios, en lugar de usar su espada para exterminarlos, dejó “a todas las gentes andar en sus caminos”, y dio “lluvias del cielo y tiempos fructíferos” (Hech. 14:16,17). Busquemos fervientemente gracia para imitar esta excelencia divina. “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mat. 5:45); en el inmediato contexto, Cristo nos exhorta a amar a nuestros enemigos, bendecir a los que nos maldicen, y hacer bien a los que nos aborrecen. Dios es paciente con el impío, no obstante la multitud de sus pecados; ¿desearemos nosotros vengarnos por una sola ofensa?

 

Reflexión Semanal

 

Lunes 08/06 – Salmos 145:8 – Nehemías 9.7

¿Qué implicancias se extraen de que Dios sea absolutamente paciente y tardo para la ira?, ¿Cómo has visto la paciencia de Dios en tu vida diaria?, ¿Qué actitud debemos tener frente al hecho que Dios ha tenido paciencia con nosotros sus hijos, y como debemos ser con nuestro prójimo que peca y se equivoca con nuestra persona?

 

Martes 09/06 – Romanos 9:22

¿Cuál es tu disposición a entender y ser agradecido con Dios por su paciencia con nosotros?, ¿Cómo entiendes que Dios en vez de tener ira con toda la humanidad por nuestra desobediencia tuvo paciencia y misericordia y quiso salvar a muchos en la cruz de Cristo?

 

Miércoles 10/06 – Colosenses 3:12 – Efesios 5:1

¿Usted se considera una persona paciente y auto-sujeta emocionalmente con los demás?, ¿Cuántas veces te has enfurecido con tu prójimo o con Dios por no salir las cosas a tu modo?, ¿Cómo podrías definir tu paciencia con los demás comparándote con el texto analizado?, ¿Considera usted que Dios ha hecho cambios en tu vida, en lo que respecta a un espíritu afable y más paciente con los demás?

 

Jueves 11/06 – Eclesiastés 8:11

¿Cómo entiendes la naturaleza del ser humano en lo que respecta a la paciencia y bondad?, ¿Qué implicancias trae para la humanidad saber que Dios es el único y totalmente paciente?, ¿Qué tipo de relación tiene usted con Cristo en lo que respecta a confiar en su paciencia y en su misericordia?

 

Viernes 12/06 – Santiago 5:10-11

¿Que implicancias trae paciencia de Job y los antiguos cristianos a su vida y del pueblo de Dios?, ¿Reconoces en tu vida que Dios tuvo paciencia contigo antes de ser cristiano? ¿Estás dispuesto a sufrir, ser herido e incluso ser martirizado en el nombre de Dios teniendo paciencia en todos tus caminos?, ¿Qué actitud tienes cuando son injustos y malvados contigo las personas a tu alrededor?, ¿Reconoces tus faltas de paciencia arrepintiéndote frente a Dios y a tu prójimo?

 

Sábado 13/06 – Santiago 1: 2-4

¿Cómo vez la paciencia operando en tu vida frente a las pruebas y adversidades diarias?, ¿Merecemos que Dios tenga paciencia con nosotros o realmente merecemos el justo juicio de Dios en nuestra propia y débil naturaleza?, ¿Haz alguna vez aplicado la paciencia a una persona no creyente, atea, familiar o enemigo tuyo?, ¿Cómo piensas que la fe produce la paciencia que necesitamos en nuestra vida?

 

Domingo 14/06 Lucas capítulo 15

¿Cómo vez la paciencia de Dios en este pasaje?, Según el texto ¿Qué implicancias claras trae para nuestra vida la paciencia divina que tiene el padre con el hijo pródigo?, ¿Qué relación existe entre la misericordia y la paciencia de Dios?, ¿Qué aprendizaje podemos sacar de la experiencia del hijo pródigo para nuestra vida?

 

NOTA FINAL: Cada semana antes de ver los pasajes y responder las preguntas te invitamos a orar humildemente para que el Señor sea ayudándote tanto  entender como aplicar su palabra. 

 

Logo IASA Largo

Ministerio de Comunicaciones IASA

Pastor: Esteban Álvarez P. (ealvarez@iach.cl)

Editor General: Carlos Castillo S. (iasa.contactanos@gmail.com)

Haz click en el texto en azul para descargar el tríptico devocional en pdf:Devocional Semanal IASA (11va Semana – La paciencia de Dios)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s