Semana 12: La Gracia de Dios

los-atributos-de-dios-a-w-pink

Devocionales Semanales IASA

Serie: Los Atributos de Dios (A. W. Pink)

Fecha: Lunes 15/06 a Domingo 21/06 del 2015

Semana 12: La Gracia de Dios.

 

 

Oración:

Antes de Comenzar te queremos invitar a leer el pasaje y luego orar al Señor para que te de la sabiduría para entenderlo y ponerlo en práctica.

 

Pasaje Bíblico

“Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”. (Romanos 11:6)

 

Meditación:

“La gracia es la provisión para hombres que están tan caídos que no pueden levantar el hacha de justicia, tan corrompidos que no pueden cambiar sus propias naturalezas, tan opuestos a Dios que no pueden volverse a él, tan ciegos que no le pueden ver, tan sordos que no le pueden oír, tan muertos que él mismo ha de abrir sus tumbas y levantarlos a la resurrección” G.S. Bishop

 

Para Pensar:

¿Te has dado cuenta que nosotros como seres humanos ante una situación extrema, dificultad o daño, tendemos a la violencia, a la agresión y a la destrucción, en vez de la gracia, calma y perdón hacia nuestros adversarios o quienes nos han hecho daño?, es decir que, realmente somos personas sin benevolencia alguna y queremos que todo sea hecho según nuestra forma imperfecta y caóticamente destructiva, sin excepciones a la regla.  Ahora, ¿Sabes que solo Dios, en su bendita trinidad, es el único ser absolutamente lleno de gracia y perdón hacia sus hijos, soportando los vasos de ira por nuestras transgresiones e imperfecciones? De lo anterior te anímanos a meditar en lo siguiente: ¿Qué implicancias tiene para tu vida el saber que Dios tuvo gracia, al hacerte hijo suyo, rebajándose a sí mismo siendo en forma de hombre, vivir, morir y resucitar en la cruz por ti?

 

Atributo:

Esta perfección del carácter divino es ejercida sólo para con los elegidos. Ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento se menciona jamás la gracia de Dios en relación con el género humano en general, y mucho menos en relación con otras de sus criaturas. En esto se distingue de la “misericordia”, porque ésta es “sobre todas sus obras” (Sal. 145:9).

La gracia es la única fuente de la cual fluye la buena voluntad, el amor y la salvación de Dios para sus escogidos. Abraham Booth, en su libro “El Reino de la Gracia”, describe así este atributo del carácter divino: “Es el favor eterno y totalmente gratuito de Dios, manifestado en la concesión de bendiciones espirituales y eternas a las criaturas culpables e indignas”.

La gracia divina es el favor soberano y salvador de Dios, ejercido en la concesión de bendiciones a los que no tienen mérito propio, y por las cuales no se les exige compensación alguna. Más aún; es el favor que Dios muestra a aquellos que, no sólo no tienen méritos en sí mismos, sino que, además, merecen el mal y el infierno. Es completamente inmerecida, y nada que pueda haber en aquellos a quienes se otorga puede lograrla.

La gracia no puede ser comprada, lograda ni ganada por la criatura. Si lo pudiera ser, dejaría de ser gracia.  La exposición más completa que existe de la asombrosa gracia de Dios se halla en las epístolas del apóstol Pablo. En sus escritos, la gracia se muestra en directo contraste con las obras y méritos, todas las obras y méritos, de cualquier clase o grado que sean. Esto aparece claro y concluyente en Rom. 11:6: “Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”.

La gracia y las obras no pueden mezclarse, como tampoco pueden la luz con las tinieblas “Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efe. 2:8,9). El favor absoluto de Dios no es compatible con el mérito humano; ello sería tan imposible como mezclar el agua y el aceite: veamos Rom. 4:4,5. “Al que obra, no se le considera el salario como gracia, sino como obligación. Pero al que no obra, sino que cree en aquel que justifica al impío, se considera su fe como justicia.”

La gracia divina tiene tres características principales. En primer lugar, es eterna. Fue ideada antes de ser empleada, propuesta antes de ser impartida: “Que nos salvó y llamó con vocación santa, no conforme a nuestras obras, mas según el intento suyo y gracia, la cual nos es dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2Tim. 11:9). En segundo lugar, es gratuita, ya que nadie jamás la adquirió: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia” (Rom. 3:4). En tercer lugar es soberana, puesto que Dios la ejerce y la otorga a quien él quiere: “Para que… la gracia reine” (Rom. 5:21). Si la gracia “reina”, es que está en el trono, y el que ocupa el trono es soberano. De ahí “el trono de gracia” (Heb. 4:16). La gracia, al ser un favor inmerecido, ha de ser concedida de una manera soberana. Por ello declara el Señor: “Tendré misericordia del que tendré misericordia” (Rom. 9:15 – Exo. 3:19). Si Dios mostrara su gracia para con todos los descendientes de Adán, éstos llegarían en seguida a la conclusión de que Dios estaba obligado a llevarles al cielo como compensación por haber permitido que la raza humana cayera en pecado.

Pero el gran Dios no está obligado para con ninguna de sus criaturas, y mucho menos hacia las que le son rebeldes. La vida eterna es una dádiva, y por, lo tanto, no puede conseguirse por las obras, ni reclamarse como un derecho. Fue esta gracia la que salvó a “publicanos y pecadores”, y dijo de los fariseos religiosos “dejadlos” (Mat. 15:14). La gloria de la gracia gratuita y soberana de Dios brilla de manera visible más que en ninguna otra parte, en la indignidad y diversidad de los que la reciben. “La ley entró para agrandar la ofensa, pero en cuanto se agrandó el pecado, sobreabundó la gracia” Rom 5:20. La maldad de los corintios era proverbial. Algunos de ellos se revolcaban en el cieno de vicios tan abominables, y estaban acostumbrados a actos de injusticia tan violentos, que eran reprochables incluso para la naturaleza humana.

Con todo, aun estos hijos de violencia, estos esclavos de la sensualidad, fueron lavados, santificados y justificados (1Cor. 6:9-11). “Lavados” en la preciosa sangre del Redentor; “santificados” por la operación poderosa del Espíritu bendito; “justificados” por las misericordias infinitas y tiernas del buen Dios.

La gracia de Dios se manifiesta en el Señor Jesucristo, por él y a través de él. “Porque la ley por Moisés fue dada; más la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha” (Juan 1:17). Ello no quiere decir que Dios hubiera actuado sin gracia para con nadie antes de que su Hijo se encarnara; Génesis 6:8, Éxodo 33:19, etc., muestran claramente lo contrario. Pero la gracia y la verdad fueron reveladas plenamente y declaradas perfectamente cuando el Redentor vino a esta tierra, y murió por los suyos en la cruz.

 

Reflexión Semanal

 

Lunes 15/06 – Romanos 11:6

 ¿Qué entiendes como la gracia de Dios?, ¿Qué implicancias se extraen de que Dios tenga gracia solamente con sus hijos para darle su salvación y vida eterna?, ¿Cómo has visto reflejada esa gracia a lo largo de tu vida?, ¿Qué actitud debemos tener frente a la gracia de Dios en nuestras vidas?

 

Martes 16/06 – Efesios 2:8-9, Romanos 4.4-5

¿Qué operación tiene las obras nuestras en la gracia de Dios?, ¿El ser humano por si solo puede alcanzar la gracia?, ¿Qué entiendes por fe?, ¿Cómo se relaciona la fe y la gracia?

 

Miércoles 17/06 – Romanos 3.4

¿Usted considera que fue justificado por Cristo?, ¿Qué entiende usted por justificación divina y que implicancias trae para el cristiano?, ¿Qué relación existe entre la gracia de Dios y la justificación de sus hijos en la cruz de Cristo?, ¿El ser humano es salvo por fe o por gracia? Medite

 

Jueves 18/06 – Romanos 9:15, Éxodo 3.19

Según el texto ¿La misericordia y gracia de Dios es para todos los hombres, o solo para quien Dios elige? Medite y reflexione, ¿Cómo entiendes el concepto de elección divina y que implicancias trae para sus hijos?, ¿Qué implicancias tiene la gracia de Dios, en lo que respecta su misericordia con los hombres?, ¿Qué tipo de relación existe entre la elección divina con la gracia de Dios?

 

Viernes 19/06 – Romanos 8:1-2

¿Qué entiendes por ley y  gracia?, ¿Qué implicancias trae la ley en la gracia de Dios?, ¿Cómo se relaciona la ley con la gracia de Dios?, ¿Ley y gracia son opuestas?, medite. ¿Estás dispuesto a sufrir, ser herido e incluso ser martirizado en el nombre de Dios por la gracia y salvación inmerecida frente a un mundo hostil y despiadado?.

 

Sábado 20/06 – Gálatas 2:4, 5:1, Capitulo 3

¿Qué entiendes por libertad verdadera?, ¿Qué implicancias trae la gracia de Dios en la libertad de los hombres y mujeres elegidos?, ¿Cómo se relaciona la gracia divina con la libertad en Cristo?, ¿Estas siendo realmente libre en Cristo Jesús?

 

Domingo 21/06 Romanos 6.1, 6.15

¿Cómo relacionas la gracia divina con la aplicación de la ley divina?, ¿Qué implicancias claras trae la gracia en lo que respecta el perdón y la misericordia divina?, Según el texto ¿Cómo debe ser considerada la gracia de Dios, frente al pecado del ser humano?, misericordia y la paciencia de Dios?

 

NOTA FINAL: Cada semana antes de ver los pasajes y responder las preguntas te invitamos a orar humildemente para que el Señor sea ayudándote tanto  entender como aplicar su palabra. 

 

Logo IASA Largo

Ministerio de Comunicaciones IASA

Pastor: Esteban Álvarez P. (ealvarez@iach.cl)

Editor General: Carlos Castillo S. (iasa.contactanos@gmail.com)

Haz click en el texto en azul para descargar el tríptico devocional en pdf: Devocional Semanal IASA (12va Semana – La gracia de Dios)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s