Semana 13: La Misericordia de Dios

los-atributos-de-dios-a-w-pink

Devocionales Semanales IASA

Serie: Los Atributos de Dios (A. W. Pink)

Fecha: Lunes 22/06 a Domingo 28/06 del 2015

Semana 13: La Misericordia de Dios.

 

 

Oración:

Antes de Comenzar te queremos invitar a leer el pasaje y luego orar al Señor para que te de la sabiduría para entenderlo y ponerlo en práctica.

 

Pasaje Bíblico:

“Alabad a Jehová, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia” (Salmos 136:1)

 

Meditación:

“Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suele llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas” Miguel de Cervantes y Saavedra

 

Para Pensar:

¿Te has dado cuenta que nosotros como seres humanos somos implacables ante un error o pecado hecho por los demás hacia nosotros?, es decir que, realmente somos pocos misericordiosos y queremos tomarnos muchas veces la justicia y venganza por nuestras manos en vez de ser benevolentes con los demás. Ahora, ¿Sabes que solo Dios, es el único ser absolutamente misericordioso, que ha sido capaz de soportar nuestros pecados y nos ha perdonado por su pura gracia y afecto? De lo anterior te anímanos a meditar en lo siguiente: ¿Qué implicancias tiene para tu vida el saber que Dios tiene misericordia con nosotros, como sus hijos, sabiendo que somos pecadores, rencorosos y vengativos?

 

Atributo:

Al tratar de estudiar la misericordia de Dios, necesitamos hacer una distinción triple.

Primero, hay una misericordia general de Dios, que se extiende, no sólo a todos los hombres, creyentes y no creyentes, sino también a la creación entera: “Sus misericordias sobre todas sus obras” (Sal. 145:9). (Hech. 17:25). Dios tiene compasión de la creación en sus necesidades y las suple con la provisión apropiada.

Segundo, hay una misericordia especial que Dios ejerce en los hijos de los hombres, ayudándoles y socorriéndoles a pesar de sus pecados. A éstos, también, Dios da lo que necesitan: “hace que su sol salga sobre malos y buenos, y llueva sobre justos e injustos” (Mat. 5:45).

Tercero, hay una misericordia soberana que está reservada para los herederos de la salvación, y que les es comunicada por el camino del pacto, a través del Mediador. Si nos fijamos un poco más en la diferencia entre las distinciones segunda y tercera que hemos mencionado, notaremos que las misericordias que Dios otorga a los impíos son de naturaleza puramente temporal; es decir, se limitan estrictamente a la vida presente. La misericordia no se extenderá, para ellos, más allá de la tumba: “Aquél no es pueblo de entendimiento; por tanto su Hacedor no tendrá de él misericordia, ni se compadecerá de él el que lo formó” (Isa. 27:11). Pero, en este punto, puede presentarse una dificultad a algunos, a saber: ¿No dice la Escritura que “para siempre es su misericordia”? (Sal. 136:1).

Hay dos cosas a tener en cuenta con referencia a esto. Dios no puede dejar jamás de ser misericordioso porque ésta es una cualidad de la esencia divina (Sal. 116:5); pero el ejercicio de su misericordia es regulado por su voluntad soberana. Esto ha de ser así, porque no hay nada ajeno a sí mismo que le obligue a actuar de una forma u otra; si hubiese algo, ese “algo” sería supremo, y Dios dejaría de ser Dios. Es sólo la gracia soberana la que determina el ejercicio de la misericordia divina. Dios lo afirma categóricamente en Romanos 9:15: “Mas a Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia”. No es la desdicha de la criatura la causa de la misericordia de Dios, ya que nada ajeno a sí mismo puede influir en él. Si Dios fuese influido por la degradante miseria de los pecadores leprosos, los limpiaría y salvaría a todos. Pero no lo hace así. ¿Por qué? Simplemente, porque no es su agrado y propósito el hacerlo. Menos aún pueden ser los méritos de la criatura los que hagan que él conceda sus misericordias sobre ella, porque el hablar de ‘misericordias’ merecidas sería una contradicción. “No por obras de justicia que nosotros habíamos hecho, más por su misericordia nos salvó” (Tito 3:5); una es directamente opuesta a la otra.

Para quien escuche, no piense que en lo dicho al último hemos dejado volar nuestra imaginación, apelemos a las Sagradas Escrituras como prueba de lo que hemos dicho. En el Salmo 143:12 encontramos a David orando así: “Y por tu misericordia disiparás mis enemigos, y destruirás todos los adversarios de mi alma: porque yo soy tu siervo”. También en el Salmo 136:15 y otra vez, en Apoc. 19:1-3. Por lo que acabamos de ver, notemos qué vana es la esperanza presuntuosa de los impíos, quienes, a pesar de su constante desafío a Dios, cuentan con que El será misericordioso. Cuántos de éstos hay que dicen: “No creo que Dios me eche jamás al infierno; es demasiado misericordioso”. Tal esperanza es como una víbora que, se anida en el pecho, les causará la muerte. Dios es un Dios de justicia tanto como de misericordia, que ha declarado de forma categórica que “de ningún modo justificará al malvado” (Exo. 34:7). Sí, él ha dicho que “los malos serán trasladados al infierno, todas las gentes que se olvidan de Dios” (Sal. 9:17).  Es muy grave ver cuántos hay que abusan de esta perfección divina. Continúan despreciando la autoridad de Dios, pisoteando sus leyes, viviendo en pecado, y, así y todo, se precian de su misericordia. Sin embargo, Dios no será injusto para consigo mismo.

El muestra misericordia para el impenitente (Luc. 13:3). Es diabólico seguir en pecado, y, aun así, contar con que la misericordia divina perdona el castigo sin arrepentimiento. Es como decir: “Hagamos males para que vengan bienes”; de los que así hablan, está escrito: “La condenación de los cuales es justa” (Rom. 3:6). Tal presunción será frustrada; leamos cuidadosamente Deut. 29:18-20. Cristo es el propiciador espiritual, y todos los que desprecian y rechazan su autoridad perecerán “en el camino, cuando se encendiere un poco su furor” (Sal. 2:12). Sea nuestro último pensamiento el de las misericordias espirituales de Dios para su propio pueblo. “Grande es hasta los cielos tu misericordia” (Sal. 57:10). Las riquezas de la misma trascienden nuestros pensamientos más sublimes. (Sal. 103:11). Los elegidos son llamados “vasos de misericordia” (Rom. 9:23). Fue la misericordia la que los vivificó cuando estaban muertos en pecado (Efe. 2:4,5). La misericordia los salvó (Tito. 3:5). Su grande misericordia los regeneró para una herencia eterna (1Ped. 1:3). Y, por último, el tiempo nos faltaría para hablar de la misericordia que conserva, sostiene, perdona y provee. Para los suyos, “Dios es el Padre de misericordias” (2Cor. 1:3).

 

Reflexión Semanal

 

Lunes 22/06 – Salmos 136:1 

¿Qué implicancias se extraen de que Dios tenga misericordia con su creación?, ¿Cómo has visto la misericordia de Dios en tu vida diaria?, ¿Qué actitud debemos tener frente al hecho que Dios ha tenido misericordia con nosotros sus hijos, y como debemos ser con nuestro prójimo que peca y se equivoca con nuestra persona?

 

Martes 23/06 – Hechos 17:25

¿Cuál es tu disposición a entender y ser agradecido con Dios por su misericordia los no cristianos?, ¿Cómo viste reflejada la misericordia de Dios antes que fueras cristiano?, ¿Eres misericordioso con los demás y como ves reflejada la misericordia de Dios en ti hacia tu prójimo?

 

Miércoles 24/06 – Tito 3.5

 ¿Cómo relacionas la misericordia con la gracia de Dios que solamente ejerce sobre sus hijos?, ¿Cómo entiendes la misericordia de Dios en lo que respecta el sacrificio de Cristo en la cruz del calvario?, ¿Considera usted que Dios ha hecho cambios en tu vida, en lo que respecta a un espíritu afable, misericordioso y perdonador los demás?

 

Jueves 25/06 – Samuel 1-14 y Sal. 50

¿Cómo vez la misericordia de Dios reflejado en el llamamiento a arrepentimiento del ser humano de sus pecados y transgresiones?, ¿Qué implicancias puedes ver en un cristiano arrepentido de sus pecados y misericordioso con los demás?, ¿Cómo relacionas la misericordia con el arrepentimiento en lo que respecta la salvación y la vida cristiana?

 

Viernes 26/06 – Efesios 2:4-6

¿Que implicancias trae la misericordia de Dios en la salvación de sus escogidos?, ¿Estás agradecido con Dios por su misericordia y salvación honrándolo y teniendo una relación diaria y cercana con Él?, ¿Estás dispuesto a sufrir, ser herido e incluso ser martirizado en el nombre de Dios teniendo misericordia con los que pecan contra ti en todos tus caminos?, ¿Reconoces tus faltas de misericordia arrepintiéndote frente a Dios y a tu prójimo?

 

Sábado 27/06 – Lucas 6:36

¿Cómo entiendes que debe ser el cristiano en lo que respecta a ser misericordiosos en su relación con su prójimo?, ¿Merecemos que Dios tenga misericordia con nosotros o realmente merecemos el justo juicio de Dios en nuestra propia y débil naturaleza?, ¿Haz alguna vez aplicado la misericordia a una persona no creyente, atea, familiar o enemigo tuyo?, ¿Cómo piensas que la relación con Dios y su escritura produce la misericordia que necesitamos en nuestra vida?

 

Domingo 28/06 Mateo 15:22-28

¿Cómo crees que debe ser nuestros petitorios a Dios en lo que respecta su misericordia con nosotros?, ¿Estas clamado a Dios por su misericordia con tu familia, tus hijos y personas que no conocen aún el evangelio?, ¿Estas confiando en la misericordia divina más que en los hechos y circunstancias de tu vida diaria?

 

NOTA FINAL: Cada semana antes de ver los pasajes y responder las preguntas te invitamos a orar humildemente para que el Señor sea ayudándote tanto  entender como aplicar su palabra. 

 

Logo IASA Largo

Ministerio de Comunicaciones IASA

Pastor: Esteban Álvarez P. (ealvarez@iach.cl)

Editor General: Carlos Castillo S. (iasa.contactanos@gmail.com)

Haz click en el texto en azul para descargar el tríptico devocional en pdf: Devocional Semanal IASA (13va Semana – La misericordia de Dios)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s